¿Cómo preparar un blend de té?

Te enseñamos a preparar tu propio blend, tu propia mezcla de té y otros ingredientes. Los que más te gusten, pueden ser hierbas, frutas, flores y especias. El arte de “tea blending” requiere algunas condiciones básicas, para que sea delicioso.

En primer lugar definí qué efecto buscas provocar: relajar, activar, reconfortar o simplemente enamorar.

Luego elegí las hebras de té base que pueden ser: té blanco, rojo, verde o negro. Seleccioná los ingredientes que vas a utilizar en la mezcla. ¿cuál de todos será el protagonista?, ¿cuál querés que resalte en aroma y sabor?. Este es un punto delicado, porque hay que controlar cuidadosamente los porcentajes que vas a poner de cada uno de los ingredientes. La idea de cada mezcla es que los componentes deben maridar entre si, ninguno debe tapara al otro. Tienen que resaltar, potenciar unos a otros. Entonces poné un poco de hierbas y no tantas frutas. Si querés resaltar más una especia en particular, utiliza un poco más de esta.

Seguidamente, resta mezclar con las manos o dos cucharas por cuatro o cinco minutos. Mientras andá imaginando un nombre para tu blend y con quién querés compartirlo. Es en esta acción cuándo las hebras de té absorben los ingredientes, y ellos al té. Se maridan entre sí.

El paso que sigue, una vez lista la mezcla, es guardarla en un recipiente hermético. En lo posible que sea de vidrio para que no absorba otros olores y sabores del exterior. Lo ideal es guardarlos en ambientes protegidos del sol y el viento. Cada tres días debes volver a mezclar el blend, durante cinco minutos. En un mes estará listo para poder disfrutarlo con amigos y familiares.

A la hora de buscar los ingredientes, podés encontrar la variedad de Té Jesper en dietéticas. Saben muy bien con ingredientes como: canela, clavo de olor, jengibre, anís, cascaras de cítricos (naranja, limón o mandarina), las hebras de té y yerba mate Jesper.

Los comentarios están cerrados.